viernes, 27 de noviembre de 2015

GERMÁN BANDERA EXPONE EN MÁLAGA

EL MUNDO DEL MAESTRO

Autor: Germán Bandera Pardo. Título: Geometría del Instinto II Lugar: Sala Ibn al Jatib. (Málaga) Fecha: Hasta el 18 de diciembre.

Vuelve Germán Bandera, artista afincado en Salobreña, a mostrar su obra última, continuación de la exposición presentada el año pasado en Motril. La línea argumental de la muestra continua en su discurso reflexivo, enfrascado en la identidad del yo, en el significado de la existencia, en los sueños, y recuerdos cotidianos, que impregnan el entorno y la mirada del pintor.
Desde una perspectiva figurativa clásica aborda esta serie de vivencias, ejecutando un dibujo estilizado, libre y desenfadado, con un colorido vivo, pero no desbordante, contenido en su ímpetu, pero rotundo y asentado. Describe un mundo de relaciones, dilemas, detalles, símbolos, destellos del rastro de la memoria, cuya evocación sugieren historias y emociones. El pintor desde la madurez recorre mentalmente estas escenas, algunas veces centrándose en un objeto, en detalles únicos protagonistas del cuadro, quedando en este ejercicio estético vital el dibujo y color como resultado. Es una expresión libre del artista, que recrea porque sí, haciéndolo con oficio contrastado, serenidad del maestro y habilidad creadora. El camino iniciado en la definición del punto en el espacio, el significado del color, de la línea y su configuración geométrica, desemboca en una estampa de apariencia clásica, pero de expresión onírica plagada de símbologías, dinámica, y aire de cómic en algunas obras, convirtiéndose en una pieza de representación grave, equilibrada, de trazos detallistas y color contenido que da fuerza a la composición toda, en otras.
Germán Bandera Pardo alcanza el dominio de una dicción original y propia, liberada de ataduras conceptuales relacionada con lugares comunes a todos, elaborando un conjunto de sólida factura técnica, calidad e ingenio pictórico. 









jueves, 26 de noviembre de 2015

SOBRE LA OBRA GANADORA EN EL IX CONCURSO DE PINTURA INTERNACIONAL AGUAGRANADA.

AGUA PURA

Autor: José María Sánchez. Título: In Mácula. Lugar: Sala de exposiciones Gran Capitán. Fecha: Hasta el 29 de noviembre.

Es una obra oportuna la ganadora del IX Concurso de Pintura Internacional AguaGranada, el lema de éste es “Granada: La huella del agua”. Es oportuna por la imagen presentada, el dinamismo de su visualización, el mensaje claro que trasmite, el dialogo interno que posee entre abstracción y figuración.
José María Sánchez es un pintor rodado, veterano en la acuarela, artista incansable que vive hundido en su pasión plástica. Son numerosos los premios y reconocimientos que ha ido recogiendo en su labor pictórica, siendo este último galardón una distinción a su valía artística.
El autor ha presentado una pieza sencilla en apariencia, donde jugando con gamas grises intenta reproducir la variada paleta de blancos que la nieve presenta. En esta composición introduce una tensión entre la mera distribución del color en el cuadro con la organización mental que reconstruye la imagen. José María Sánchez ha sabido captar la esencia del concepto que guía el concurso, el agua, su frescor, vida y pureza. Aborda la escena con una simplicidad lógica, trasmitiendo las ideas anteriormente expuestas. Agua pura, nacida en plena Naturaleza. Es un mensaje comercial poderoso.
El pintor desarrolla la acuarela sin pretensiones barrocas, exponiendo su idea de manera literal, sencilla, jugando con los blancos, sombras, destellos, de forma equilibrada, que comunica, poderosamente, el mensaje relatado. Es una obra clásica, sin grandes aspiraciones estilísticas, que alcanza a interpretar la idea central del Concurso de forma perfecta. La acuarela ganadora ofrece valía técnica y un resplandor especial que atrae la mirada.





martes, 24 de noviembre de 2015

JOSÉ PIÑAR EN EL CENTRO JOSÉ GUERRERO

GUERRERO SEGÚN PIÑAR

Autor: José Piñar. Título: Detrás de la línea, por favor. Lugar: Centro José Guerrero. Fecha: Hasta el 10 de enero.

Es una propuesta valiente la presentada por José Piñar, pues sólo ante la inmensidad de la obra de José Guerrero, construye un discurso plástico en el que se adentra en el pulso creativo de éste pintor. La producción de Guerrero es inmensa, variada, sujeta a una búsqueda constante hacia el significado del color.
Piñar resume con destreza, manteniendo una modulación argumental coherente, la trayectoria artística del autor abordado, centrándose en los diferentes momentos que supuso un giro, y nueva exploración, en el trabajo plástico del gran artista granadino. No describe un proceso lineal en el tiempo sino que crea un espacio autónomo entre salas para crear un entramado rico en color, variado, impulsivo, de acción caótica, expresado en el triunfo de un cromatismo poderoso, intenso, que se abre para mostrar la estructura de sus tonalidades. El conjunto genera una pieza espacial superior, laberíntica en su interpretación, marcada por el cromatismo y delimitada por las estancias del edificio.
Desde un estilo apagado, sujeto a una rígida linealidad, sometida al influjo de los modos imperantes en los años cuarenta, inicia Guerrero su periplo interior hacia la liberación de la forma, insuflándole de colores vitales, azules, rojos, naranjas... siendo arrebatado por el cuadro en la elaboración de su obra. Pasa por la época de los fósforos donde sublima la geometría para diluirla en color, en impresión marcada en el recuerdo, esencia de la imagen. Acaba y comienza con la Brecha de Víznar, producto de su época explosiva, y reflexión final sobre el espíritu de la impresión visual del recuerdo, de la Pintura como lenguaje sensitivo que penetra en el significado oculto de lo percibido.
José Piñar opta por presentar sus propias piezas recogidas en un rincón de la Sala, postradas ante la magnitud de la creación plástica del gran maestro estudiado.
El montaje ofrecido en las tres plantas es inteligente, complejo y de interesante visualización, organizado no para ir de paso, sino diseñado para una contemplación cíclica y azarosa, siendo la impresión del espectador quien construye la imagen mental de la obra de José Guerrero.


Serie La Brecha de Víznar

                                         Serie La Brecha de Víznar

Serie Fosforescencias


Serie Fosforescencias


Serie Fosforescencias











Obra de José Piñar



Obra de José Piñar


Obra de José Piñar

video

José Guerrero en su estudio

miércoles, 18 de noviembre de 2015

MANUELA MORA EXPONE EN CARTEL

DE EVANESCENCIAS

Autora: Manuela Mora. Título: Momentos. Lugar: Galería Cartel. Fecha: Hasta el 19 de noviembre.

Vuelve la artista a ofrecer su producción última, mostrando un rico mosaico de colorido vibrante, equilibrado y vaporoso. Manuela Mora viaja por los espacios etéreos del color, en estancias de levedad cromática, que vislumbra la superficie grávida de rojos y azules, surgidos como fulminantes apariciones que anclan el conjunto en la superficie del cuadro.
Vislumbra la autora una realidad suave, poética, ensoñada, cuya descripción discurre por los cauces de una lógica visual, sopesada y armoniosa. Manuela Mora prosigue en su relato lírico de la imagen cotidiana, diluidas las formas, afirmadas en la rotundidad del peso cromático que fluye entre tonalidades azuladas difuminadas, ambarinas, cremas... conformando piezas de mirada elegante.
La pintora va aligerando su obra, quedándose en el tenue canto coral de colores aéreos, frescos, felices de contemplar, quedando como elemento central el objeto cubierto de pasión, fuerza de una paleta intensa, desarrollada en trazos delicados, siendo el resultado un campo plástico limpio, silente, apto solo para ser vivido en una contemplación gozosa, preso del temblor del rastro mágico intuido.
Manuela Mora desarrolla un trabajo serio, indagando en las posibilidades del color, en el lenguaje sensitivo que trasmite una comprensión sensible del mundo. Ahonda en la abstracción impresionista, realizando una práctica pictórica rica en emociones, yendo hacia una expresión plástica que recuerda pinturas orientales. Desecha formas innecesarias y se centra en el sentido primigenio de la imagen, obteniendo como resultado piezas de buena calidad.



domingo, 15 de noviembre de 2015

LA TORRETA DE CANTORIA





Indolente al azote del tiempo resiste erguida aún la Torreta. Silenciosa silueta que permanece solitaria rodeada de vacío, olvidada y presente, ya no dice nada, es sólo un elemento más del paisaje de Cantoria. En otros tiempos era figura orgullosa y altanera, hoy sus piedras transmiten la fuerza de los bravos embates de las gestas guerreras. Es invierno y el silbido del aire envuelve su figura. Como una triste letanía relata continuamente las historias por ella presenciada; se repiten una y otra vez, no tiene prisa, todo el tiempo es suyo, está fuerte todavía y seguirá en los siglos, aunque desmoronada ya aparezca como su hermana el Cerro Castillo. El aire silba ¿o acaso es el grito dolido del guerrero agónico? suenan metales que chocan entre sí ¿ es el aire o recuerdo del trasmundo? El aire silba, silba y en su soledad será el único sonido que inunde el paisaje. 

sábado, 14 de noviembre de 2015

JOSÉ MANUEL ALBARRÁN PINO:CARTOGRAFÍAS 33.

CARTOGRAFÍA CROMÁTICA

Autor: José Manuel Albarrán Pino. Título: Cartografías 33. Lugar: Sala de Exposiciones de Servicios Centrales Caja Rural de Granada. Fecha: Hasta el 14 de noviembre.

Frescura, vitalidad, armonía y elegancia, definen la obra de José Manuel Albarrán Pino, surgida de un planteamiento de profunda base intelectual, donde reflexiona sobre el paisaje en la Pintura, su esencia, concepto e interpretación. Ahonda en el significado de su plasmación, como en el lenguaje simbólico de su conceptualización expuesta en planos, descripciones geográficas, idealizaciones...
El ser humano crea el paisaje, pues éste surge cuando el entorno natural es interpretado, situando cada elemento y accidente en el espacio. Esta comprensión es idealizada, por lo que las grandes culturas racionalizan el entorno, lo organizan, intentando que sea reflejo del mundo pensado que su filosofía propone.
El rastro de la evolución de la idea paisajística se describe en el desarrollo de la Pintura, desde el siglo XIV hasta el XX, siendo con el impresionismo cuando se extrajo la representación de la esencia del entorno racional, definiéndolo con sus colores, sensaciones, energías y pasiones rememoradas. La abstracción va más allá, pues se aísla en el tono y geometría que lo representa.
Sobre esta base conceptual el autor organiza su propuesta plástica, consiguiendo expresar un trabajo limpio, preciso, que atrae nada más verlo. Ocres, verdes, azules en su variada paleta, se distribuyen en sus tablas, mostrando escenas vibrantes, encendidas del calor canicular que aplasta los campos, la ensoñación que generan los edificios antiguos, la soledad del espíritu, el entramado de las edificaciones, la disposición de las singularidades que definen el lugar. Una cartografía cromática traslada el informe sensitivo del espacio evocado al espectador, conteniendo una densidad de descripciones que hace comprenda el peso de su influjo.
José Manuel Albarrán Pino es un pintor de una trayectoria rica en premios y reconocimientos, producto de una inteligente definición del concepto en técnica plástica, desarrollado con nitidez, y brillante calidad artística








martes, 10 de noviembre de 2015

JOSÉ MANUEL PEÑA EN LA GALERÍA SANTIAGO COLLADO

EL NAUFRAGIO DEL AZUL

Autor; José Manuel Peña. Título: Nauframar. Lugar: Galería Santiago Collado. Fecha: Hasta el 30 de noviembre.

Santiago Collado presenta en su galería la obra de José Manuel Peña, profunda, de solida composición, que se concentra en la huella del color, hundiéndose en los pliegues del azul y sus declinaciones. Ofrece este artista un trabajo rotundo, en el que su habilidad alcanza la expresión de su madurez tras un largo proceso de creación plástica.
Penetra en el azul, deambula por sus etereidades, aterrizando a veces en los espacios abisales de sus tonos densos, mas despega nuevamente para navegar entre su fluido frío y escapar en algún momento hacia destellos de colores ligeros, más cálidos, vibrantes de verdes, ocres y anaranjados, definidos con una dicción suave, delicada y lírica.
El autor retoma siempre el seno azulado, para estrellarse en el muro del infinito que vela el misterio del color, lugar de sueños y fantasías. Es una experiencia potente del grabador, pues vence la plenitud alcanzada en la obra anterior, para descubrir imágenes de sustancia poética, que traslada al espectador a mares ignotos, atardeceres melancólicos, gélidos amaneceres, brumas espesas, en un tiempo detenido por la intuición mágica que suscita. Se pierde la contemplación en la superficie de la obra, ajeno al devenir de las horas, naufragando en la soledad de un mar de azul intenso.

José Manuel Peña consigue concluir su propuesta tras un largo proceso de experimentación de planchas, texturas, materiales cromáticos, que conjugados con su experiencia y maestría en su habilidad en el grabado, consigue piezas que deja mudo al observador, preso de la luminosidad creativa alcanzada. Es un conjunto sereno, de peso creativo, que porta una calidad que luce en una producción limpia, sencilla, resultado de un proceso largo, lleno de duros momentos de laboriosa investigación. El fruto conseguido está representado por obras de alta valía plástica. 













Fotografías procedentes de la Galería Santiago Collado.

lunes, 2 de noviembre de 2015

IGNACIO TRELIS EN GRANADA

LA IMAGEN PERMANENTE


Autor: Ignacio Trelis. Sin título. Lugar: Galería de Arte Ceferino Navarro. Fecha: Hasta el 12 de noviembre.

Dice el pintor que su estilo proviene de los cuadros que le rodearon en su infancia. Esos cuadros llamaron su atención cuando ocupaba su mirada en descifrar los mundos fantásticos que en ellos habitaban, internándose en las historias que sugerían y llenaban su imaginación, en los miedos que algunos personajes le generaban. Es por ello que el artista abunda en esa forma de entender la pintura, para trabajarla con profusión, descargando sus energías, apasionándose con los relatos desplegados en las piezas creadas. Quiere el autor recobrar ese universo fantástico que le asombró en sus primeros años, buscando no romper el diálogo que en esa época inició con las piezas que le asombraron.
Ignacio Trelis se adentra por el campo exuberante de la pintura romántica, recreando relatos costumbristas, históricos, fantásticos, inmersos en un ambiente idealizado. Pero es un camino difícil el elegido por el artista, ya que lo conseguido por otros, maestros de la Pintura, señala cotas lejanas de superar. Este pintor no se acongoja ante tal reto, y pertrechado de una excelente técnica, amplio dominio del dibujo, más una poderosa habilidad en la combinación del color, se siente capaz de dar una respuesta original, y visión personal, al estilo abordado.
Su obra es detallista, barroca, desbordante en sugerencias inducidas, poseyendo vida propia, pues en el engarzado complejo del dibujo, sumido en el mar cromático, sus personajes adquieren vida propia, desarrollando una historia diferente cada vez que es observada. Me gustan los fondos claros, monocromos, que incorpora en algunas de sus composiciones, pues transmiten elegancia, sensibilidad y buen gusto.

Ignacio Trelis ofrece un conjunto de buena factura pictórica, elaborado con clase y maestría. Posee un amplio público al que gusta su pintura, goza cuando la ejercita, es sincero, busca la belleza y se siente feliz, que más se le puede pedir a un creador plástico. 




















domingo, 1 de noviembre de 2015

REFLEXIONES SOBRE EL PAISAJE

EL YO Y EL ENTORNO

Autor: Miguel Ángel Moreno Carretero. Título: Paisajes indeterminados. Lugar: Centro de Arte Contemporáneo. Palacio de la Madraza. Fecha: Hasta el 22 de enero.

La soledad del paisaje, reposado y concentrado, en su eterna sinfonía de tranquilo discurrir, es invocada en esta propuesta estética. Miguel Ángel Moreno Carretero organiza una instalación escénica, cuya historia es representada por elementos plásticos, que actúan como actores en el desarrollo de su trama argumental. Ésta no es más que la emoción que siente el autor ante la eternidad del paisaje, el festival de colores que en él se conjugan, siendo transformados en idea de paso, huella del tiempo que fluye, cromatismo cambiante y nostalgia del pasado feliz. El paisaje es el centro de esta muestra visual, compuesta de maquetas, fotografía y vídeos, en el que el artista quiere representar el concepto que subyace en el motivo impulso de la producción montada. El entorno natural acompaña el recuerdo, influye, con su grandeza y tonalidades, en las formas con que éste adorna las imágenes evocadas. Pero el autor no se detiene en esta expresión, sino que se adentra en la descripción del impacto que la impronta humana produce, en la transformación del territorio, en su desnaturalización, aunque recuerda que el paisaje es grandioso, cuya magnitud anonada el espíritu. Presenta la paradoja sobre la relación de la humanidad con el espacio natural que lo acoge, pues lo invade, rompe su sereno discurrir, y se encierra en sus construcciones, de espaldas a la belleza que éste le ofrece, como representa en la maqueta de la urbanización sin ventanas, centrados los inquilinos en sus rutinas, teniendo una mirada ciega hacia la imágenes que la Naturaleza propone.
Y siempre aparecen las montañas, con la pureza de sus nieves, la inmensidad de su extensión, gigantes dormidos que esperan la hora del retorno reparador del daño cometido. Mientras, las edificaciones, vanidades e incongruencias de las personas, siguen encerradas en su burbuja inane, cuyo rastro es fugaz en el paso infinito de las horas.

Miguel Ángel Moreno Carretero organiza una representación perfectamente definida, de limpieza visual, estructurada en una secuenciación lógica sobre espacios delimitados, que se someten al influjo de las piezas engarzadas en la escenografía plástica expuesta. Su visualización es interesante, e induce hacia la reflexión del yo con el entorno. 



















Ç